Puede ser que un robot se quede con la sabiduría de un doctor

Son muy variadas las opciones que los sistemas robóticos aportan a la medicina. Hoy en día se están haciendo trabajos insólitos que tenemos la posibilidad a máquinas efectuando diagnósticos a usuarios, así sea en consulta o analizando los resultados de pruebas específicas a distancia.

Sin embargo la sociedad no ha alcanzado sus éxitos merced a la capacidad de aplicaciones como Xiaoyi. Él fue el primer robot en doctorarse en medicina en China, sino por la sabiduría de los médicos ancestrales, que mediante su capacidad de adaptación, consiguieron transformar el destino de la salud de su pueblo.

En cierto modo cuando morían se perdía una gran parte de la milenaria sabiduría tradicional. Sin embargo en estos momentos con las aplicaciones que hemos creado hoy día, ¿seremos capaces de conservar su legado?

La compañía We Doctor desea dejar nuestros conocimientos a cargo de una aplicación con IA.

Hoy os mostramos a We Doctor, un futurista proyecto llevado a cabo en China con el que se pretende optimizar el servicio al paciente de una manera óptima, barata y sencilla, ya sea por medio de la medicina tradicional o la actual.

El país de China, que tiene una población que supera los mil cuatrocientos millones de habitantes, se mantiene con gran autoridad y prestigio la medicina antigua. La compañía ha podido de replicar la sabiduría de los doctores tradicionales para dar al usuario un diagnóstico por medio del conocimiento de las hiervas medicinales. 

Una de las ventajas de la aplicación de We Doctor es que efectúan pruebas con máquinas modernas por medio de dispositivos de diagnóstico móviles, los que son llevados a los ambientes rurales. Allá efectúan los diagnósticos y son enviadas al centro de computación, en donde son estudiadas por la aplicación. Estos envían el resultado al médico, que ahora dispone de un diagnóstico con la misma exactitud de un médico especializado.

Hasta la fecha los resultados son abrumadores. Cuando hay que realizar detecciones precoces de tumores, y gracias al análisis de los patrones de comportamiento, las tasas de éxito de los programas con Inteligencia Artificial llegan al ochenta y cinco por cien, superando a las de los mejores expertos que se aproximan entre el sesenta y el 70 por cien.

Sin duda es un ejemplo más de cómo la Inteligencia Artificial puede ser de gran utilidad, y más en zonas geográficos en donde la ausencia de médicos especialistas es preocupante.