Robot Anbot, un policía en el aeropuerto del país asiático

En esta noticia te vamos a presentar a un robot muy especial. Si tienes idea ir a China y, por coincidencia, aterrizas a la terminal tres del aeropuerto de Shenzhen, puede que estés siendo observado por un policía muy original… El robot policía Anbot que efectúa las labores de seguridad en China.

Antes de nada, vamos a conocer las propiedades que tiene este robot vigilante con figura ovalada. En lugar de una cara, tiene una pantalla digital en el que los pasajeros pueden conseguir información o solventar dudas sobre sus vuelos o preguntas sobre el aeropuerto.

Anbot mide alrededor de 1,50 y pesa 78 kilos. Se traslada por el aeropuerto, de forma autónoma o por control remoto, a través de unas ruedas instaladas en su parte inferior a una velocidad de 1km/h. En casos excepcionales es capaz de alcanzar los 18km/h, una velocidad nada desdeñable, y cuenta con un miembro inferior que emana descargas eléctricas (tipo taser) para anular la amenaza.

La poca] velocidad con la que se anda por el aeropuerto tiene un motivo y es el de captar imágenes de los visitantes, con las cuatro cámaras de alta definición que tiene integradas, para remitirlas al puesto de control y investigarlas.

Este androide policía, mostrado a la sociedad a principios del 2016, fue desarrollado por la Universidad Nacional China de Defensa Tecnológica, institución asociada al Ejército.

Su importe aproximado es de 13.300€ y se prevé que su empleo no se limite a los aeropuertos, sino también es viable como policía en escuelas y bancos. Su introducción en el aeropuerto supone una menor carga de funciones para los policías y un ahorro de costes.

El propósito principal de Anbot es proteger a los visitantes y para ello posee cuatro programas independientes que utiliza en situación de lo que sea necesario: vigilancia, servicio inteligente, análisis facial y respuesta ante emergencias.