Fanuc se anticipa en la competición en los cobots

Universas Robots y Kuka son algunas de las principales marcas constructores de androides industriales que compiten con Fanuc por liderar la venta de soluciones colaborativas para la fabricación 4.0. Precisamente para no estar atrasado en la lucha, a finales del 2019 Fanuc sorprendió a sus rivales presentando ante los periodistas su actual modelo de robots colaborativos CRX. Lo hizo en iREX, la Feria de Robótica Internacional que se desarrolló en la ciudad de Tokio.   

Después de unos meses, es hora de analizar con más detalle por qué sobresale entre sus rivales el nuevo brazo robótico de Fanuc.

La serie CRX de brazos robóticos colaborativos de Fanuc es el modelo perfeccionado de la gama CR especial por ser de color verde. La pulida estética de su diseño, su eficiencia y sus elevadas prestaciones nos han terminado de ganar. Es un brazo robótico de 6 ejes que resalta por su flexibilidad y por ser una herramienta versátil que responde hábilmente en cualquier ambiente de trabajo. Sin duda llama la atención por ser más ligero que su predecesor, lo que ayuda en el momento de manejarlo y ser eficiente para un sinfín de labores.

Su apariencia ha sido mejorada con detalle del mismo modo que sus capacidades. Dispone de 2 versiones, el CRX-10iA y el CRX-iA/L. La diferencia entre las dos se encuentra en la longitud de maniobra del brazo. Si el modelo estándar alcanza los 1240 mm, el CRX-iA/L alcanza los 1410 mm.  Es capaz de manipular utensilios y piezas que no alcancen los 10 kg de peso, lo que le convierten en una magnífica solución para mover cajas y objetos de pequeñas dimensiones.

Ha sido confeccionado para poder equiparlo con un programa de visión que le proporciona efectuar carga y descarga de estanterías, del mismo modo que un dispositivo de visión 3DV/1600 creado por Fanuc que deja recogida de piezas con una distancia de 1600 mm. Este programa se llama i RVision y resalta porque es una tecnología que se halla incluida en el propio controlador del robot lo que facilita su programación.

Para ayudar la programación del robot, Fanuc otorga a disposición de sus usuarios la posibilidad de cambiar el Teach Pendant por una tablet. Tiene una programación instintiva que deja aprender un movimiento a través de guiado con la propia mano. Esto evita que el usuario requiera de una gran experiencia en lenguajes de programación.

El reto de Fanuc se centra en ofrecer una solución compacta, de fácil montaje y flexible para las pymes y medianas compañías que se arriesgan por colocar sus primeros brazos robóticos. Entre las utilidades más importantes para este robot colaborativo tenemos señalar el montaje, la soldadura por arco y la manipulación de piezas a través de la integración de vehículos AGV.