La universidad de Utha ha desarrollado una prótesis robotizada llamada Luke Arm

Perder una extremidad es una circunstancia irremediable, tanto físico como psicológicamente. No obstante, la tecnología robótica avanza en el desarrollo de recursos con las que paliar las necesidades de los hombres. En este artículo te mostramos los avances en aparatos ortopédicos diseñados en la Universidad de Utah, en USA.

La famosa Universidad de Utah ha desarrollado con éxito una prótesis que posibilita a una persona volver a percibir lo que sostiene en su extremidad. Se trata de una mano robótica llamada Luke Arm (en inglés “Brazo de Luke”), en un homenaje a la extremidad que malogró Luke Skywalker durante el filme de la Guerra de las Galaxias. la extremidad realza por estar recubierta por una silicona transparente.

Los dispositivos de presión que tiene instalados en las manos ordenan señales a la cabeza por medio de unos electrodos que han sido instalados en el antebrazo. Estos impulsos simulan a los que en la vida usamos las personas. Por mediación de dichas referencias, la mente es capaz de reconocer si la cosa que sujeta es blanda, de si se mueve o de la intensidad que precisa emplear para poder manipular una pieza.

El proyecto comenzó a desarrollarse en 2006 por Dean Kamen y ha sido experimentado con soldados retirados de guerra. Keven Walgamott, un hombre que se quedó sin su miembro en un accidente eléctrico ha sido uno de los afortunados en disponerla mientras duraban las indagaciones llevadas a cabo desde 2017. Los progresos obtenidos en la extremidad ortopédica son sorprendentes, pudiendo manejar cuerpos tan sensibles como es pelar un plátano. Es necesario destacar que hasta el momento existían prótesis que te permitían desarrollar giros, pero de ningún modo con la capacidad de experimentar la cosa como han conseguido los ingenieros biomédicos de la Universidad de Utah.

Aun la investigación se halla en proceso de desarrollo e investigación, ya que aún tienen que conseguir que la extremidad robótica sea autónomo de la computadora que lo controla, así como incrementar la velocidad de respuesta de las señales que difunde.

Para que la extremidad robótica pueda salir a la venta, están ultimando el paso de aprobación que se hace en la Agencia de Medicamentos y Alimentación, que es la agencia estadounidense encargado de limitar los instrumentos médicos.