La Agencia Espacial de los Estados Unidos desarrolla robot escalador

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio no cesa en su empeño de realizar aplicaciones robóticas espaciales con los que resolver las carencias que se tropiezan en planetas como Marte. Os mostramos a Lemur, un robot rastreador que asciende por piedras y paredes verticales.

Lemur, son las siglas de Limbed Excursion Mechanical Utility Robot, es un robot inventado por la Nasa para poder eludir los problemas a los que se encaran los vehículos robotizados en el espacio. En un origen el robot explorador fue inventado por los expertos de JPL (Jet Propulsion Laboratory) para hacer labores de mantenimiento en la Estación Espacial Internacional.

Los astromóviles que las agencias espaciales mandan en trabajos de investigaciones planetarias, han sido inventados para enfrentarse a cualquier tipo de suelo, pero no todos son posibles.

Cuando los astromóviles se encuentran frente a los muros escarpados de las montañas que predominan en el Planeta Rojo, no son capaces de para subir por sus áreas más verticales. Esta situación provoca una pérdida de tiempo y de sacar conocimientos del hábitat. Por ello la Nasa hace más de una década realizo un proyecto en donde crear robots espaciales cualificados de trepar por cualquier muro sin importar su empinamiento.

Se trata de un dispositivo robotizado de pequeñas dimensiones pero que utiliza una tecnología de última generación. Dispone de un cifrado manejado por Inteligencia Artificial que le habilita tomar decisiones y aprender de cada movimiento que hace durante la subida de un muro.

Para orientarse en mitad de una pared utiliza un sistema llamado “Lider”. Se trata de un radar que, mediante unos rayos láser, analiza la montaña para conocer su ubicación, cuál es la mejor dirección a seguir y por donde debe de seguir marchando. A falta de falanges cubiertos de magnesio y zapatillas específicas de escalar, el astromóvil Lemur dispone de cuatro brazos. Cada uno de ellos lleva instalados dieciséis falanges y cada falange tiene de decenas de diminutos ganchos que le permiten para agarrarse estupendamente a la pared.

Sin lugar a duda este robot cuadrúpedo es mucho más que un simple dispositivo robótico que ha aprendido a subir por paredes verticales. Al igual que los demás robots espaciales, lleva unido un minúsculo laboratorio andante capaz de realizar análisis científicos sobre el terreno de cualquier entorno.

Prueba de su validez es que, a comienzo del 2019, mientras que el robot sube por una pared escarpada, Lemur encontró restos de algas que datan con más de 500 millones de años en California. En la actualidad el proyecto Lemur ha concluido a mediados de 2019 con resultados más que positivos. La tecnología que han desarrollado en él está aplicándose en otros robots del JPL de la agencia espacial. Su legado es más que reconocible en otros proyectos de la agencia espacial, como sucede en IceWorn desarrollado para ascender las paredes escarpadas de los glaciares en la Antártida, en el robot llamado RoboSimian o en el dispositivo robotizado realizado para investigar el fondo marino llamado Underwater Gripper. Hasta el helicóptero de la misión Mars 2020 lleva un sistema de agarre creado a partir de los dedos de Lemur.